S?bado, 08 de marzo de 2008

Una conversación fluida y clara con cualquier persona es una de las cosas más gratas que te puede dar la vida. Cuando dos personas cuestionan cosas de la vida, de la moral, de la sociedad, se hace ameno y en este entretenido diálogo ninguna de las personas implicadas querría finalizar tan amena charla. En este tipo de conversaciones las personas que llegan a dialogar en ella tienen una sensación de felicidad interior. Se exponen dudas o preguntas y la persona a la que le toca escuchar o a la que le toca hablar no interrumpe, no grita, no sube el tono de voz, no hace gestos o muecas raras, ni intenta convencer a nadie. Tan solo expone su opinión o da su respuesta. Las personas hablan con la ayuda de sus creencias, de sus ideas, de su corazón y de su entendimiento. La verdad es que invito a toda la gente a que alguna vez haga este ejercicio de reflexión con su pareja o sus amigos. Ya verán como en esto puede que tenga bastante razón.


Publicado por Emilio.Lopez @ 16:26  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios