S?bado, 12 de septiembre de 2009

Sentados todos en el vagón. Entraba por la puerta una viejecita. La viejecita se quedó esperando a que alguien respirara la fragancia de la educación. No hubo respuesta alguna. Esto es lo que e visto cientos de veces en los vagones de “Barna” por lo menos. Esta absurda escena se repite miles de veces. A veces algún iluminado se levanta y le cede el sitio al [email protected] Pero ahora viene lo mejor: alguien joven que estaba de pie, se adelanta y se sienta. El no va más del cinismo y del descaro. Seas de la ideología, creencia o credo que seas, la educación tendría que estar ahí, y si nadie hace nada viviremos en un futuro donde todo esta permitido, donde el más rápido y más pícaro se salva. Esto no puede ser señores, no, no puede ser.


Publicado por Emilio.Lopez @ 9:48  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios