Jueves, 24 de septiembre de 2009

Buscando un libro en casa de un amigo de mi padre, "el sr. Josep". Después de no encontrarlo me enseña su hobby escondido. Le gusta dibujar y pintar bodegones y paisajes. Delante de la mesa del comedor me enseña sus dibujos y la sopa de letras de donde sacaba aquellos refinados dibujos. En medio de ese arte en blanco y negro me explica la técnica de como pintarlo. El lápiz de carbón o las acuarelas para pintarlo. Las docenas de combinaciones que ha de hacer el pintor. Me explica ese señor, que "Alsacia" y "Lorena" le enseñó a pintar en una escuela y también todas esas maravillosas técnicas que hacen que puedas plasmar lo que estás viendo en una tela. Me ha explicado como dibujar el reflejo de un río por ejemplo en dibujo y en pintura. Y como hacer caber un dibujo en una lámina de papel, explicándome que a ese señor "Alsacia" le costaba hablar claro el español. Era un gran mezclador de colores. Sabía como encontrar la multitud de colores que distingue el ojo humano con los colores que le podía proporcionar la paleta. Después de eso me contaba que había días que iba con su mujer a pintar al aire libre. Y recordando viejos momentos se acordó de aquel cuadro que dibujó en la catedral de "Figueres". Supongo que serían los años 50. Se ve que al capitán de turno le gustó el cuadro que estaba pintando y al final se quedo allí en el cuartelillo. Llegando a este punto me contó sus anécdotas de la mili. Por aquel entonces él estaba bajado a servicio y era cabo de este. Se encargaba del tema de las compras de la comida del cuartelillo. Lo que ahora en términos más técnicos sería la logística de la comida en el cuartelillo. También me contó las apuestas que hacían los soldados ahí. Por ejemplo la de comerse una gallina en tres bocados. Se mata, se despluma, se hierbe, se corta, y se hacen tres pelotas. O el bueno del "Herculillo" que rompía guías telefónicas y barajas de 52 cartas con las manos y cargaba tubos de cañón al carro de la mula con la fuerza de sus brazos. O como se aprovechaban de este para hacerle pasar pruebas físicas de cargar cosas con la oreja, con la lengua e incluso con el pene, siempre apostando dinero. También estaba el "Loro", llamado así por su nariz, compañero del "sr. Josep" o el "Jefe" o el "Comandante". El "Comandante" era un hombre muy bajito pero que tenía muchas condecoraciones de la Guerra Civil. El "Jefe" era un tipo duro. Me contó una anécdota de este. El "Jefe", antes de dar la comida a sus soldados, la probaba. Y se ve que un día a los cocineros les salió la comida muy salada. Se les fue la mano con los fideos. El "Jefe" al probarlo dijo: "Quién ha sido el hijo de puta?" Total que llamó al cocinero. El cocinero echaba la culpa al ayudante. Total que al final los tres que estaban en la cocina, además del cocinero, se tuvieron que comer los fideos delante del "Jefe". Estuvieron cuatro días con diarrea.

Agradezco todas estas vivencias que me ha explicado el "sr. Josep" y las escribo aquí para compartirlas con los demás internautas. A mi me han gustado.

Sr Josep Susierra Valls descanse en Paz. Actualizado 2019.

Un saludo a todos.


Publicado por Emilio.Lopez @ 12:35  | Reales
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios