Viernes, 04 de diciembre de 2009

A veces en la vida de todo ser humano, sea de la raza, credo o cultura que sea, llega un momento que mira hacia atrás y ve todo lo recorrido y entonces surje una pregunta difícil de responder: Por qué? Nos creamos un muro y no paramos de darle vueltas. Todo lo que antes nos parecía normal ahora nos parece inverosímil o incluso extraño. Y aparece esa misma pregunta: Por qué? Tienes en la mente el porqué de las cosas. Esa pregunta que te hacías de niño, ahora ya más maduro, aún no tiene respuesta. Miras a la sociedad (la que sea) y te sale esa interrogación en tu mente. Yo no tengo la respuesta, y nunca la tendré, y estoy seguro de que nadie la tiene. Pero ese extraño misterio de la pregunta propicia otra pregunta más: Por qué lo quiero saber? Entonces te paras y te dices a ti mismo: "Nunca lo sabré y seré feliz tanto sabiéndolo como sin saberlo. Tendré la misma situación económica y social, dormiré, comeré y beberé igual tanto sabiéndolo como sin saberlo". Pero es que la mente humana lo quiere saber todo.
Por qué?


Publicado por Emilio.Lopez @ 12:22  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios