Jueves, 23 de septiembre de 2010

Una tarde como tantas otras mira por la ventana aquellas juveniles, riendo, fumando. Ojalá pudiera salir coger me a ellas y moverme y disfrutar. Y no puedo, para comenzar y terminar, cuando llegara abajo ellas ya estarían 4 manzanas mas lejos. Luego la vergüenza, la mofa . Me podría caer de una forma y mis huesos no estan para estos achaques . Pero mi mente aun la tengo despierta. y puedo imaginármelo. Si lo veo, les chillo por la ventana "chicas que me voy con vosotras!!!" Y en un decir Jesús me presento ante ellas. Pido un cigarro y a seguir con la caminata. En este agradable caminar silbamos a los chicos guapos, los piropeamos o les hacemos bromas. Luego salta la "peque", que tengo que ir a casa que no se.... Bueno adiós, y continuamos riendo. al rato vendría el novio de alguna. Todas nosotras le examinaríamos de arriba a bajo. Y con algo de recelo le diríamos a la "espabilada". Va muy encorvado. No habla mucho. No tiene las uñas cortas. Ese corte de pelo no le favorece. y un largo etcétera. cuando la "parejita" se cansara se irían. Quizá nos fuéramos a comprar chuches. Y sentarnos en un banco. Hablaríamos de nuestros actores , cantantes, nuestros sueños, nuestra familia. Y una vez dicho todo para casa a comer y acabar los deberes, o no. Mientras se imagina eso se rasca un poco la cara. hace el esfuerzo de levantarse y dirigirse al sofá. Va ha encender la tele.


Publicado por Emilio.Lopez @ 15:54  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios