Jueves, 02 de diciembre de 2010

Un sabado como otro cualquiera descansando en mi casa cuando de repente oí el timbre de abajo. Pensé: "correos" o correo comercial. Desde el interfono escuche una voz gastada y familiar "Soy yo". Me sonaba tanto la voz que la abrí. Esperé en mi portal, qué quien fuera subiera por el ascensor.  Atónito me fije en la figura que había subido las escaleras. Era mi tía!!!,  ella misma , con su ropa. no le quise mostrar mi admiración por la visita y la hice pasar. Surrealisticamente me dijo que habia tardado en venir por que le costó atravesar la madera y el cemento. Con cuidado la cogí con el hombro y la acompañe a la bañera. A mirarme en el espejo su reflejo no se reflejaba en él. Al girarme para verla , se estaba descomponiendo, poco a poco.


Publicado por Emilio.Lopez @ 20:44  | Relatos
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 09 de diciembre de 2010 | 11:45

¿atravesó madera y cemento?¿se descomponia? era un fantasma? Carlos Muchas risas

Publicado por Emilio.Lopez
Jueves, 09 de diciembre de 2010 | 19:30

Un fantasma un espiritu..Como quieras llamarle.