Mi?rcoles, 08 de diciembre de 2010

En medio del campo Montse y sus amigos habían quedado para hacer unos chutes con la pelota de fútbol. En el banco de piedra había un señor de edad ,ya avanzada. Cerca de este unas escaleras de piedra y al lado sus bicis apoyadas en el suelo.La pelota la tenia Luis y se la escapó donde fue a parar a los pies de aquel señor. El señor sonrió al muchacho. Le dijo si quería escuchar la historia de un tesoro escondido en el fondo de este campo. Al principio se lo pensó bastante pero accedió a escuchar. Era la historia de un tesoro que se escondía gusto debajo donde ellos estaban jugando a fútbol.



Marc le chilló que viniera,al ver que este no hacia caso Marc y los demás se acercaron a donde estaba Luís y accedieron, como este , a escuchar la historia de aquel señor. La historia trataba de una religión que se profesaba en pueblo donde sus discípulos guardaban  sus riquezas en uno de los subterráneos del pueblo. El viejo les enseño la insignia por que el fue uno de los fundadores de esa asociación que fue desmantelada, ya hará unos años. Una vez explicado les dio un pequeño mapa donde señalaba la localización exacta empezando desde la zona donde jugaban a fútbol. Una vez acabada la historia, se levantó y dijo que ya había descansado lo suficiente. Luis se quedo con el mapa, hizo una bola y lo iba a lanzar en el suelo. Montse lo cogió del hombro y lo paró. La líder del grupo les comentó que aquella era una posibilidad de ayudar a sus padres, si fuera una trola bueno como mínimo sería divertido y si era en serio seria una ayuda para sus familias.Yolanda, Ruben y Marc se desmarcaron , hacer caso de las ideas de un viejo loco. Los otros cuatro siguieron a Montse. Acordaron de hacer una agujero cerca de aquel tocón que estaba en sud junto aquella rocambolesca estructura de piedras.

Señalaron el tocón con una cruz roja. y después de clase se reunían a cavar el agujero, vigilando no ser vistos por ningún vecino delpueblo. Una vez finalizaron acordaron llevar equipamiento suficiente para realizar la tarea. Como decían en las pelis de aventuras para críos, iban de excursiónde dos días al monte, todo subvencionado por el casal del pueblo. La carta era un escaneode una hecha por el casal con la firma del tutor etc. Los padres se comieron el anzuelo y firmaron aquella carta eficazmente escaneada y modificada. Los cinco:Montse , Luis, Marta, Juan y Julia quedaron en el mismo sitio el sabado por la mañana. Bajaron con las bicis llegando aquella singular entrada que ya habían visto miles de veces pero esta vez les parecía más increíble. Aquellos tres árboles que daban la bienvenida a los muchachos de la aventura que iban a comenzar. Los pasaron y aquel mini puente que estaba por aquel río ya seco de hará años. Una vez hecho esto subieron las dos explanadas pasando ,como no, por aquella capilla dedicada a un santo católico. Una vez pasada apoyaron las bicis en el singular lugar de siempre,  junto las escaleras  rocosas. 

Continuación

Relatos relacionados:

La visión del traidor  

 



Publicado por Emilio.Lopez @ 15:29  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios