Viernes, 27 de mayo de 2011

Tloc tloc hace el sonido de mis tacones al tocar el cemento. El aire agradablemente contaminado de la ciudad hincha los pulmones de mi marido y de mi hijo pequeño de 6 años. El niño esta contento por que irá a ver a Pepe , Ramón y Carlota y se la pasaran jugando a chutar la pelota. Mi marido estará con con otor en el partido mientras yo les ire mirando ojearé la revista y si encuentro alguna compañera me pondre a charlar. Llegamos al destino com predije sucede. Mientras ellos se van oigo una vez...Cuanto tiempo. "Oh no"- pienso pero digo un buenas cuanto tiempo. Como siempre empieza el monologo de 15 minutos de su familia trasciende a otro de 10 minutos de su vida y finaliza con unas anecdotas de 5 minutos. Al final se despide con un tengo que hacer la compra, la quiniela  otra cosa.  De repente de oye los lloriqueos de un niño. Se cayó del columpio. El padre lo levanta veloz y le dice que pare de llorar que no es para tanto. Al otro lado hay unos niños con otra atracción me huelo otro accidente. El sol toca me toca de una manera hiriente y picada en la cabeza y en el cuello. Me cambio de banco y a esas que topo con el amigo adolescencia "Manu". Estamos charlando y el celosete de mi marido se presenta raudo. Les presento un saludo cordial un apretón de manos y se va. Aquel arbol protector y su olor me calma , justo en momento que el chucho de aquella mujer hace la meada. me aparto para no oler-lo. Suena el mi móvil es mi madre que vendrán mañana que que hay para comer y demás. Esperando me doy cuenta que Puri ni Tere están hoy por aquí y que o vendrán.  Así que decido acabar el tiempo ojeando la revista hasta que vengan ellos de jugar.


Publicado por Emilio.Lopez @ 7:59  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios