Mi?rcoles, 02 de mayo de 2012

Este relato es algo que me sucedido hoy  con unos chicos alemanes o holandeses.

 

Aquella niña le dio una almeja a esos dos muchachos. Si se veía desde el plano de la frialdad en una playa coger una almeja y dársela a otro  restaba de mucha importancia. Pero el hecho les había llegado era un regalo humilde, pero de verdadera franqueza bondadosa por parte de la niña.  En eso tan simple a la vista de cualquier telespectador, les llegó eso a los muchachos . Ese gesto por que era? Un partido como cualquier otro tuya mía ahora nos hacíamos pases y ahora chutes. Aquellos dos hermanos extranjeros se lo pasaban bomba y los otros más mayores recordaban lo vivido con anterioridad. Era aquella nostalgia de chutar y disfrutar del fútbol de una forma saludable y alegre. Por eso la importancia de aquel obsequio.

 


Publicado por Emilio.Lopez @ 18:29  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios