Mi?rcoles, 06 de junio de 2012

Sentado en mi sillón y leyendo en mi Pda al gran Edgard Allan Poe,

Me vibró la mano y un escalofrío se sintió en mi cuerpo,

Que es?, me pregunté, tranquilo será un sms de trabajo. No de hacienda,

Pues claro miles de currículums enviados habrían dado ya su maldito fruto,

A lo que cambié de aplicación para ver mis mensajes, Vacío nada más,

Pensando y pensando, se me ocurrió el chat, un mail o un a llamada y eso me calmó,

A lo que volví a mirar algo nervioso, para que negarlo, Vacío nada más,

Será ,susurré ,que de los nervios de leer está obra mi mano tembló,

Al rato una ventisca a mi ventana golpeó, pausadamente me acerqué y la abrí,

Era un agosto soleado donde podía ver el desierto desolador de la inmobiliarias,

grúas y obras sin terminar, casas inacabadas y yo aún sin trabajar,

a lo lejos divisé una gran ave calva que se acercaba hacia mi hogar,

por miedo o por espanto a aquella enorme y siniestra figura la deje entrar.

 

 

Una vez entrada se posó en mi humilde mueble de cajones donde tenia mi libreta,

a lo que yo le dije “Tu enviada de los bancos y los ricos aparta tus garras de mis ahorros”,

una mueca me pareció ver en su rostro y después de tensos minutos, graznó: “no hay más”,

a lo que yo repliqué “tus amos los poderosos roban y roban y nos les dices nada de su capital?”

“maldito buitre que desde las entrañas llegaste tenia una buena vida!!!!”

“este el regalo de mi hijo, que no le puedo pagar su educación, quieres, eso quieres”

el ave ni se inmutó para amedrentarme alzó las alas en horizontal y graznó “no hay más”,

a lo que yo contesté “Gente que ha estado en la prisión o debería estar aún, está en los más alto”

“por que tu maldito carroñero no les haces una visita , ellos seguro te lo agradecerán.”

seguramente harto ya de mis palabras se alzó llevándose mi mueble con mis ahorros,

y mientras volaba y me dejaba seguía y seguía graznando: algo más algo más,

seguramente iría a otra casa o algún pobre, yo me quedé con la pda llorando,

solo quedaba mi hijo, mi mujer murió sin atención sanitaria, y con mi yo vacío nada más.

 

 

 


Publicado por Emilio.Lopez @ 17:43  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios