Mi?rcoles, 24 de octubre de 2012

Perdona pero no recuerdo muy bien cuando naciste. Fue en aquel lejano mes de mayo del año 2000. 12 años. Que divertido fue y que alegrías me diste con tus saltos. Y ya llevabas dos semanas que no podías más. Los de tu especie también sufren de tumores. Y son mortales como los de los humanos. Aún te veo en aquel agosto, escondida y asustada en la terraza. Si mal no recuerdo, tu antiguo dueño te entregó a nosotros tres meses después de que nacieras. Que simpática y que lista eras. Me acuerdo de aquel momento magistral. No llegabas de un brinco al sofá, entonces saltaste sobre un reposa diarios y de allí al sofá. Mi padre admiraba esa lucidez. También recuerdo que mi padre se ponía la galletita en la boca y tu con paciencia y cuidado se la cogías. Sin rabia, siempre con paciencia. Estas dos últimas semanas han sido terribles, las has pasado mal. Y hoy hemos decido enviarte a la Parca. Pero no será doloroso, tranquila. Irá con cuidado, con cariño. Te dormirás para ya no despertar de ese largo letargo. Que lástima, que perra vida, ¿verdad?


Publicado por Emilio.Lopez @ 19:49  | Reales
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios