Domingo, 28 de julio de 2013

El fútbol es un deporte muy bonito, agradable, divertido, saludable y muchas cosas más positivas.

Pero el fútbol profesional no. Se ha transformado en una secta de equipos de fútbol. Me explicaré mejor. Veamos, detrás del fútbol están los derechos televisivos, las apuestas, las marcas que patrocinan, los jugadores estrella, etc. Todo eso echa a perder lo sencillo y bello que es el fútbol. Cifras astronómicas, dinero que no se recauda, equipos pequeños que no pueden pagar y otros más grandes que tampoco. Los pequeños deben cerrar y los grandes aún pueden pedir créditos para saldar sus deudas. Algunos tienen grandes accionistas. Todo eso hace que por ejemplo los periodistas deportivos digan animaladas como: "5 millones de euros por un jugador de élite es poco". Analicemos la frase: un tío que lo que va hacer en su vida es dar patadas a un balón, o pararlos, pagar por el 5 millones es poco? Me parece muy hipócrita. 5 millones es mucho. Sé que detrás está toda la maquinaria mediática, pero eso no es fútbol, es maquinaria mediática del jugador. Un aficionado de fútbol debe preocuparse por eso? La respuesta es no. A un aficionado de fútbol le gusta que su equipo gane partidos y títulos. No hay más. Todo esto es simple, pero el fútbol profesional se ha convertido en una telaraña de intereses que hace que económicamente todo esto no se sostenga.

Animo como mínimo que la gente que le guste el fútbol se pare a pensar en esto. Vale la pena ver un deporte que se ha ensuciado, solo para descargar frustraciones, ilusiones durante la semana de labora? . Mi respuesta no puede ser más simple no.


Publicado por Emilio.Lopez @ 9:00  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios