Viernes, 06 de mayo de 2016

En esas calles de aquel país nórdico desfilan a paso lento y decidido aquellos que nos arrebataron la dignidad, la humanidad, la tolerancia. Con los ojos impasibles de sus gobiernos y de sus ciudadanos. Una imagen de una activista negra con el puño levantado nos debe despertar a todos los europeos de aquel dolor que sufrimos en la década de los años 30 y 40. Aquel tumor que se extirpó con una guerra causante de millones de muertos. Ya no es solo en Europa, ahora también es en EE.UU, donde el candidato Donald Trump con su verborrea hace enardecer ese patriotismo oscuro y desdeñable. Suma y crece y lo escuchas y piensas: Como será posible? Y entonces te das la vuelta y, en Austria se han vuelto locos? Han ganado ellos y en Francia Lepen se frota las manos. No hemos aprendido nada de nada, o no lo queremos ver? O como humanos nos gusta que nos den de ostias para despertar de ese canto traidor de todo lo que representa el asqueroso nazismo? Debemos abrir los ojos como europeos y despertar, porque si no nos volveremos impasibles ante cosas tan terroríficas como la victoria de esos canallas.


Publicado por Emilio.Lopez @ 8:20  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios