Viernes, 05 de enero de 2018

Aunque parezca mentira y haya una Constitución, el estado español se ha convertido en una dictadura. Un país tan bello y con tradiciones centenarias como lo es España, en pleno siglo XXI, es una dictadura. Donde la gente más corrupta campa a sus anchas. Donde hay movimiento de puertas giratorias sin un claro control de cuentas y gestiones de los gobernantes. Todo el tribunal judicial elegidos a dedo y con billete de partido político. La Constitución es interpretada a la lotería y el pueblo llano solo tiene la opción de votar cada cuatro años a unos partidos, los más veteranos de los cuales son los más corruptos que hay en Europa. El noticiario no es imparcial y la prensa noble es poca y es callada por las grandes cadenas, que están dominadas por grandes intereses económicos. Nadie se acuerda donde hubo una crisis, porque a la próxima que haya, los que tienen más dinero ya se han preocupado de sus privilegios. Estos gobiernos no ven a la gente como personas, los ven como votantes. Ven a un rebaño de votantes de donde poder sacar más votos y tener más poder. En el "Parlament" todos son de la misma calaña, se ríen porque ya lo tienen todo hecho. Todos aforados y bien aposentados. Los que tienen una mínima decencia como Podemos (mínima) son criticados por todos lados. La Casa Real es la guinda del pastel que hace que todo el gobierno español esté en un entramado repugnante, mafioso y chabacano.


Publicado por Emilio.Lopez @ 19:41  | Opini?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios