Domingo, 01 de abril de 2018

En la calle Balmes del pueblo de Ripollet había un parque que lo conocía como "parque del elefante". Allí conocí a mi primera amiga de la infancia, Laura. Le habíamos puesto ese nombre por una "atracción", ligeramente mortal para un infante, que tenía la forma de un elefante. La trompa era un curioso tobogán metálico que ardía cuando era verano. Otro recuerdo que tengo es una especie de bebedero donde alguna vez se posaba algún sapo. Recuerdo que a finales de los 80 principios de los 90 esa atracción fue removida. Si no recuerdo mal, a partir de entonces esa zona empezó a usarse para jugar a fútbol. Hoy en día ese parque aún es visible, pero ha tenido una remodelación brutal. Incluso me parece mucho más pequeño de como yo lo recordaba. Seguramente porque un servidor ya ha crecido desde entonces.


Publicado por Emilio.Lopez @ 13:33  | Reales
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios