Viernes, 25 de diciembre de 2020

El obispo estaba esperando en la iglesia. Iba mirando de reojo de cuando en aquel en la ventana de aquel edificio. Al rato vio una lucecita verde en aquella ventana. Cogió un pedrusco y lo lanzo sobre la campanita de la iglesia. Se oyó un ruido que lo capto aquel policía local que hacía un buen rato esperaba en su coche. El obispo entró dentro de su centro de trabajo dejando la puerta entre abierta. Al rato una figura encapuchada entro también en el recinto.

- Inclínate hijo mío y dame mi nota.

Raudamente la figura se inclinó y beso el anillo del obispo y le dio la nota a su padre. Con una mirada fría y calculada el jefe religioso sacó su puñal y mato aquel que había llamado hijo. Al rato apareció el policía.

- No hacia falta matar a nadie. Que me juego mi puesto Raúl.
- Yo conseguí ese puesto para ti Marc. Ahora saca este cuerpo de la casa del señor.
- Espero que valga la pena todo esto y salde mis deudas.
- Están saldadas. No te preocupes hijo.

Marc se fue con el cuerpo cargado.

Sonó el teléfono en aquel país recóndito. Nuestra asesina favorita con su NickName PsychoKiler se despertó. Cogió el teléfono. Era el mayordomo. Casi nunca hablaba con él.
Cuando él llamaba es que algo gordo había sucedido.

- Buenas PsychoKiler, te necesito y quiero que mates a Raúl, el obispo.
- Espera nunca decimos los nombres de los jefes, mayordomo.
- Pues eso, que me es igual que seas tú u otra persona quien lo mate. Pero quiero a Raúl bien muerto.
- Ok. Esta vez, dónde tengo que recoger toda mi documentación y objetos?
- Esta vez no te podemos ayudar mucho. Ya que el cabrón del obispo la ha cagado hasta el fondo.
- Bueno no os preocupéis.
- Por cierto acuérdate de enviarnos el dedo una vez finalizado.
- Si, si lo sé.

Finalizaron la charla telefónica. Tenía que eliminar uno de los grandes jefes del Gordo. No sería un trabajo fácil. Sobre todo a la hora de esconderse y no ser reconocida. Así que debería empezar por ahí.

Marc volvió después de dejar el cuerpo en su coche. El obispo tenía una cara pálida. Más pálida que la figura y una nota estaba en suelo.

- Que sucede Raúl.
- No es nada. Limpia todo esto y lárgate.

Sin que se diera cuenta el obispo, Marc recogió el trozo de papel y lo leyó. Ponía lo siguiente:
- Recuerdos de Nat.

Marc pensó lo obvio: alguna puta o algo así que a lo mejor se quería vengar del obipo. Esa puta no sabía con quién se estaba metiendo. Pensaba Marc muy equivocado. Después de llegar a su hogar con su esposo y su hija.
Se fue a dormir al rato de cenar. Saber que las deudas con Raúl estaban saldadas lo relajaban bastante. De madrugada su esposo Miguel le despertó. Con ojos entreabiertos vio que su teléfono de trabajo no paraba de sonar.
x pérdidas y un mensaje de su grupo de whatsapp: El cerdo hijo de la gran puta del cura estiro la jodida pata. Romántico pensó sarcásticamente Marc.

- Lo tenía que haber matado yo inútil. Era mi trabajo - dijo Althea disgustada. Le encantaba eso de su trabajo.
- Mató a mi hermano ese cerdo - chilló entre lloros.
- Le has arrancado el dedo? - pregunto nuestra asesina
- Por supuesto, Psycho - le ofreció en dedo envuelto en un pañuelo
- Pues pírate y toma.
- Adiós - recogiendo el doble de la cantidad pactada.

Semanas más tarde de estos acontecimientos. En un salón grande, estaban los 19 grandes jefes del gordo. SaeJin,Ren, Cheslav,Karenina
, Anuar, Vera, Salma, Tao, Ming,Mylan,Tiger,Narayan,Chandra,Dalisay,Pakpao,Vicente,Andrés Felipe,Claudiay Ayaan. No era raro que se reunieran. No siempre asistían todos eso era cierto.
Pero anualmente se reunían entre diez o siete veces. Así que no les extrañaba. Si no más bien..

- Donde está el español - Chilló furiosamente en un perfecto ingles Ayaan.
- Si que se cree ese vendido religioso - sarcásticamente afirmo Anuar

Rápidamente empezó un murmullo. Los asiáticos restaron callados: SaeJin,Tao y Ming. Los rusos iban a empezar a hablar, pero copiaron la forma de actuar de los chinos. No les gustaba gastar saliva de más.

- Bienvenidos caballeros - saludó el Gordo cortésmente. Eso les extraño a sus subalternos.
- Falta Raúl donde esta? - pregunto el pirata somalí Ayaan
- Pudriéndose en el infierno - respondió el gordo.

Diez de los presentes se sorprendieron. Los pertenecientes a la América latina se asustaron.

- JOJOJOJO - se rieron los rusos y los asiáticos.

Los dos americanos se quedaron fríos al igual que la Nigeriana. Si mostrar ningún ápice de sentimiento.

- Necesitamos un relevo en la zona. Alguien en mente Vera?
- Son unos 47 millones hahaha - respondió ella, con un odio no escondido a lo referente a España
- Nadie por lo que veo. Pues ya tienes trabajo querida Vera. Reorganizarme la mierda que hay en España
- Ok. Aunque la reorganización no será fácil que sucedió?
- Estaba adquiriendo demasiado poder Raúl. Los medios hablaban demasiado de él.
- Discreción ante todo - dijo Tao
- Así es - confirmaron las demás personas.

La reunión prosiguió como si el asunto de Raúl ya no tuviera importancia.


Publicado por Emilio.Lopez @ 23:05  | Relatos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios